Pocos remedios caseros son tan útiles y versátiles como el bicarbonato de sodio. Desde acidez de estómago hasta cubiertos deslustrados, el polvo blanco es un salvador en muchas situaciones. Y ahora que vuelve a empezar la temporada de jardinería, debes utilizarla sin dudarlo. Aquí tienes 8 usos del bicarbonato de sodio en el jardín.

Bicarbonato de sodio en el jardín: 8 usos inteligentes

Puedes descubrir aquí para qué puedes utilizar el bicarbonato de sodio en el jardín y a qué debes prestar atención.

  1. Usar bicarbonato de sodio en el jardín para controlar el moho

El término mildiú polvoriento se refiere a varios hongos que dejan una capa blanca lechosa en las hojas de las plantas, para horror de los jardineros. Una solución de 10 g de bicarbonato de sodio y un litro de agua puede ayudar, siempre que se rocíe sobre las hojas afectadas cada diez días.

  1. Combatir las hormigas en el jardín con bicarbonato de sodio

Digámoslo de inmediato: las hormigas son insectos útiles y bienvenidos en el jardín. Sólo cuando se vuelvan realmente molestos e invadan tu cenador, por ejemplo, deberías pensar en medidas para mantenerlos alejados. Una mezcla de bicarbonato de sodio y azúcar en polvo untada sobre hormigueros es una forma natural de deshacerse de los bichos.

  1. Brillo

Una astilla apareció rápidamente mientras trabajaba en el jardín. Si no se puede quitar fácilmente, es útil cubrir la zona con un poco de suspensión de bicarbonato de sodio y dejarla actuar durante tres o cuatro horas, protegida por una venda. Después, lo ideal es que el insecto sobresalga ligeramente y se desprenda fácilmente de la suave piel.

  1. Etiquetas

Cuando la cosecha de frutas y bayas está en pleno apogeo, se elabora tradicionalmente mermelada. Mucha gente utiliza entonces tarros viejos con tapa de rosca que antes contenían algo más. El único problema son las etiquetas. Si las cubres con una pasta de partes iguales de bicarbonato de sodio y aceite de cocina y las dejas reposar durante media hora, las etiquetas se desprenderán fácilmente y podrás colocar otras nuevas.

  1. Macetas en forma de escamas

Puedes mezclar bicarbonato de sodio, ácido cítrico y maicena para hacer una crema para fregar. Inicialmente, este producto es ineficaz contra macetas calcificadas. Pero si primero remojas los botes en vinagre diluido, los depósitos se aflojarán y el limpiador natural podrá hacer el resto.

  1. Tareas

Nos ensuciamos rápidamente en el jardín y las manchas forman parte del día a día, sin importar si son de tierra, hierba o café. Una mezcla de bicarbonato de sodio y agua es un quitamanchas comprobado. Frote la mancha, deje que haga efecto y enjuague. Ayuda inmediata en el sitio.

  1. huele

En el jardín también pueden propagarse olores desagradables. Cubrir la pila de abono con bicarbonato de sodio es una cuestión de gustos, pero ciertamente no es una buena idea. Pero en la glorieta, que tiende a oler a humedad y a humedad, definitivamente es recomendable colocar un platillo con bicarbonato de sodio. Esto elimina los olores desagradables y proporciona una sensación agradable en el interior.

  1. Utiliza bicarbonato de sodio para combatir los pulgones en el jardín.

Estas pequeñas plagas son la pesadilla de todo jardinero aficionado. Pero también es posible combatirlos sin utilizar productos químicos. Dos cucharaditas de bicarbonato de sodio por 1 litro de agua y ya tendrá el producto antipiojos en aerosol. En tiempo de lluvia se puede añadir un poco de aceite de cocina y jabón de Marsella ecológico, lo que aumenta la adherencia. Para las cochinillas y las cochinillas, también recomendamos añadir un poco de alcohol isopropílico.

El bicarbonato de sodio se puede utilizar de diferentes formas en el jardín y te facilitará mucho el trabajo. ¡Así puede comenzar la temporada verde!