Antes de que te des cuenta, tus queridas plantas serán invadidas por verdaderos ejércitos de molestas plagas que drenarán tus plantas como si estuvieran muertas de hambre. Te explicamos los sencillos consejos para deshacerte de los pulgones no deseados.

¿Cómo se reconocen los pulgones?

Ya sean plantas en macetas o macizos de flores, los pulgones dejan un daño innegable a sus plantas. Los pulgones colonizan plantas de jardín o de macetas en grupos enteros y comen sin piedad la exuberante vegetación y disfrutan chupando las plantas hasta dejarlas secas. Aunque los pulgones son bastante pequeños, su gran número y sus excrementos los hacen fáciles de detectar. Las plagas pueden ser negras, blancas, rojas o verdes, amarillas y blancas y de sólo uno o dos milímetros de tamaño.

Generalmente, estos insectos se encuentran debajo de las hojas, donde utilizan su probóscide para anclarse en las venas. La melaza que dejan es innegable. Esto deja el área alrededor de las plantas sucia con un rastro pegajoso y brillante. También puedes reconocer a los pulgones por sus hojas descoloridas, secas y rizadas. Por supuesto, también te contamos cómo eliminar la melaza fácilmente.

Remedios caseros y consejos sencillos para combatir los pulgones

Existen diferentes medidas para deshacerse eficazmente de los pulgones. El modo de proceder depende, entre otras cosas, de si se trata de una planta de interior infectada o de una planta de jardín.

1. Limpia las plantas afectadas por pulgones

Primero retira todas las hojas afectadas y córtalas lo más completamente posible. Luego hay que bañar la planta con un fuerte chorro de agua. Para plantas pequeñas puedes hacerlo en la ducha, pero para plantas más grandes la manguera de jardín es ideal.

2. Saque las plantas de interior al exterior

Si tu planta de interior está infestada, a veces basta con dejarla afuera durante unos días. No sólo hay otros insectos esperando allí para darse un festín con la comida de los pulgones, sino que a muchos pulgones simplemente no les gusta estar fuera de casa.

3. Tratar con remedios caseros

  • Jabón suave o jabón potásico: Preparar una mezcla de unos 20 gramos de líquido lavavajillas y un litro de agua. Simplemente rocíe la planta infectada con esta mezcla usando una botella rociadora. Para estar seguro, es mejor proceder con precaución y tratar primero una hoja para ver cómo la tolera la planta. Algunos son muy sensibles a ello.
  • Decocción de ajo: Hervir un litro de agua con dos dientes de ajo pelados y picados durante unas dos semanas. Luego también se puede rociar la planta con esta mezcla. A los pulgones no les gustan en absoluto los aceites esenciales de ajo. También puedes hacer el proceso con cebolla. Para ello, hierve una cebolla cortada en trozos pequeños en un litro de agua durante unos 30 minutos y utiliza el jugo de cebolla obtenido para combatir los pulgones. Esta variante es especialmente adecuada para rosales de jardín.
  • Leche: Si esparces una mezcla de leche y agua en proporción 1/2 sobre la planta envasada al vacío, te librarás de los pulgones muy rápidamente porque la acidez de la mezcla es fatal para las plagas.
  • Aceite de colza: Mezclar unos 90 mililitros de aceite de colza en cinco litros de agua y aplicarlo sobre la planta afectada. Preferiblemente agregue una pequeña cantidad de jabón para platos para mezclar el agua y el aceite. El aceite simplemente asfixia a los insectos y garantiza que las crías ya no puedan agarrarse a las hojas resbaladizas.
  • Vinagre: El vinagre no es eficaz para matar los piojos, pero previene la reinfestación. En cualquier caso, el vinagre sólo debe utilizarse diluido en agua, de lo contrario atacará la planta. Se recomienda mezclar medio litro de vinagre con 4,5 litros de agua.
  • Ortiga: Se vierte agua sobre medio cubo de hojas de ortiga y se deja macerar durante 48 horas. El olor y el ingrediente activo de esta decocción ahuyentarán a los insectos dañinos después de rociarla sobre su planta. También es un excelente fertilizante.

¿Cómo puedo prevenir una infestación de piojos?

Mientras cultives plantas sanas y fuertes, el riesgo de ser atacado por pulgones es significativamente menor. En el jardín es aconsejable cultivar plantas mezcladas y no colocar muchas especies de plantas idénticas una al lado de la otra. Es recomendable colocar entre las plantas ornamentales lavanda, tomillo, así como romero, salvia y ajedrea, ya que a estas plantas no les gustan nada los pulgones. El tratamiento con aceite vegetal es muy prometedor en interior y exterior. La película de aceite interrumpe el suministro de oxígeno y provoca la muerte rápida de los huevos de pulgón.

Estas plantas son particularmente susceptibles a los pulgones:

  • Plantas cultivadas: manzanos, pepinos, judías, fresas, pimientos, lechugas.
  • Plantas ornamentales: jazmín, trompetas de ángel, viburnum, rosas.
  • Plantas de interior: orquídeas, petunias, palmeras, clemátides, bambú.