Los caracoles son sin duda uno de los flagelos que más temen los jardineros. Afortunadamente, existen remedios caseros para mantener estos bichos alejados de las verduras:

¿Agujeros en la ensalada? ¿Hojas mordidas? Todos los jardineros quedarán confundidos por esta situación. Una vez que los caracoles encuentren las deliciosas verduras, deberás actuar rápidamente para salvar las plantas. Cómo conservar revela qué atrae a estos moluscos viscosos y qué puedes hacer al respecto cuando invaden tu jardín.

¿De dónde vienen todos los caracoles del jardín?

La presencia de muchos caracoles indica que algo anda mal en el jardín. Según NABU, esto puede deberse a la falta de depredadores como erizos, sapos o gusanos lentos. Los monocultivos también atraen a las orugas, especialmente si las plantas son el alimento favorito de los caracoles.

Además, la mayoría de las babosas comen plantas y sólo unas pocas especies comen conchas. El caracol grande incluso se come las nidadas de las babosas, lo que ayuda a evitar que se multipliquen. El otiorrhynpus también puede ser una molestia y sólo existen ciertos métodos para deshacerse de él del jardín.

¿Cuándo aparecen los caracoles en el jardín?

Algunos caracoles mueren después de poner huevos, otros hibernan o entran en hibernación. Cuando las temperaturas suben en primavera, se despiertan y salen a buscar comida.

Muchas verduras y flores también se vuelven a sembrar en primavera. Un golpe de suerte para los caracoles. Deben saber que hay ciertas plantas que les gustan mucho y otras que desprecian. Sin embargo, también puede ocurrir que los moluscos ataquen plantas verdes que no les gustan, especialmente si son plantas jóvenes.

Visita no deseada: ¿Qué hacer si hay caracoles en el jardín?

Tiene sentido establecer una cultura mixta en el jardín. Para hacer esto, debes colocar las plantas que les gustan a los caracoles junto a las que no les gustan. Según los jardineros, les gusta especialmente comer las siguientes plantas:

  • Verduras: judías, col china, fresas, lechuga, colinabo, calabaza, pimientos, apio, calabacín, col blanca.
  • Hierbas aromáticas: albahaca, eneldo, berros, caléndula, cardo mariano, perejil, mostaza.
  • Flores: Aster, petunias, dalias, hostas, delfinios, heliotropos, girasoles, caléndulas, zinnias.

Sin embargo, las siguientes plantas no son valoradas por su mucílago:

  • Verduras: escarola, hinojo, canónigos, ajo, puerro, acelgas, remolacha, lechuga roja, achicoria, pan de azúcar.
  • Hierbas aromáticas: artemisa, ajedrea, borraja, rubia, hiedra, lavanda, orégano, hierbabuena, romero, salvia, hisopo, ajenjo, vino.
  • Flores: manto de dama, gordolobo, amapola de California, aciano, lirio de los valles, malva, peonía, caléndula, milenrama, prímula.

Sin embargo, conviene recordar que muchas especies de caracoles comen plantas y animales muertos. Son una especie de policía sanitaria del jardín. Así que no hay razón para ahuyentarlos. Encontrarse con polillas de la hierba puede ser especialmente desagradable: los remedios caseros y las medidas preventivas pueden proteger a los perros y a sus dueños.

¿Qué remedio casero ayuda contra los caracoles?

La más conocida es, sin duda, la trampa de la cerveza: simplemente se vierte cerveza en un vaso en el que los rastreadores se ahogan. También puedes controlar las babosas con sal, que las seca. El bicarbonato de sodio también puede ser útil: se hincha en el estómago del animal y provoca su muerte. Sin embargo, estos métodos son métodos crueles de muerte y deben evitarse.

Otro método, un poco menos cruel, para mantener alejados a los invitados no deseados es colocar una cerca contra caracoles alrededor de las plantas para protegerlas. La cinta de cobre o los geles especiales también pueden mantener alejados a los caracoles, ya que no les gusta gatear sobre ellos. También son eficaces los materiales absorbentes como el serrín o la cal.