Si quieres tener un jardín siempre frondoso, nuestro consejo es para ti. Con este ingrediente se consiguen raíces muy fuertes y muchas flores.

No te preocupes si tus plantas se marchitan o tienen dificultades para florecer. Tenemos una solución que soluciona tu problema. Con este ingrediente conseguirás raíces muy fuertes y flores frondosas durante todo el año.

¿Cómo se cuidan las plantas sin químicos?

Cuidar las plantas no es una tarea fácil, especialmente para aquellos que no tienen experiencia en jardinería. No basta con estudiar las características de las plantas o flores para poder cuidarlas, sino que también hay que poner en práctica ciertos consejos para conseguir buenos resultados.

El error más común y habitual suele ser el de regar las plantas. Mucha gente piensa que una orquídea Phalaenopsis y un anturio deberían recibir la misma cantidad de agua, lo cual es completamente falso.

Dependiendo de su origen geográfico, cada planta requiere más o menos agua. Por ejemplo, el anturio, originario de las selvas tropicales de Colombia, requiere más agua que una orquídea, que conviene regar con más moderación.

Lo que debemos evitar sobre todo es el llamado estrés hídrico. Lo mismo ocurre con la luz: las plantas no siempre necesitan radiación directa, sino todo lo contrario. En algunos casos, los rayos del sol sólo pueden causar daños como secar las hojas y quemar las raíces.

Hablando de raíces, si quieres tener un jardín exuberante con plantas vibrantes y muchas flores, necesitas este ingrediente. No necesitas productos químicos ni fertilizantes no naturales. ¡La receta que te ofrecemos es sencilla pero sobre todo ecológica!

Con este ingrediente se consiguen raíces muy fuertes y muchas flores.

Si quieres un jardín siempre exuberante, fragante y florido, debes probar nuestra técnica. Con este ingrediente conseguirás raíces muy fuertes y flores preciosas durante todo el año.

¿Cuál es el ingrediente mágico que necesitas? Te lo diremos enseguida: ¡es arroz! Los granos de este cereal harán maravillas en tu jardín. Hay tres técnicas que puedes utilizar.

  • Granos de arroz para fortalecer las raíces

La primera opción es llenar un frasco con granos de arroz y ponerlos en una licuadora. Mezcla durante 5 minutos y obtendrás arroz en polvo. Este último es realmente nutritivo. Lo utilizarás para abonar la tierra de tus plantas: verás que crecen con fuerza, que tienen raíces robustas, pero sobre todo presenciarás un proceso de floración increíble.

La segunda opción es remojar los granos de arroz en agua fría durante 30 minutos. Pasado este tiempo, utiliza el agua, que ya ha absorbido las propiedades nutricionales del arroz, para regar tus plantas.

La tercera y última técnica consiste en remojar un vaso de granos de arroz en agua hirviendo durante 10 minutos. También en este caso utiliza agua filtrada para regar tus plantas.

El agua de arroz es rica en nutrientes como potasio, fósforo y magnesio, que ayudan a las plantas a desarrollar raíces fuertes y saludables, pero lo que es más importante, a producir muchas flores. Con tan solo 6 cucharadas de agua de arroz por planta conseguirás resultados increíbles: tus plantas crecerán y prosperarán durante meses.

Además de fósforo, potasio y magnesio, el arroz también contiene muchas proteínas, que no sólo garantizan que las raíces crezcan mejor y absorban todos los nutrientes necesarios, sino también que las hojas conserven su brillo y sus colores vivos.