Tener habilidad para la jardinería, un rasgo codiciado que algunas personas parecen poseer mientras que otras están desesperadas por mantener vivas sus plantas. Pero ¿qué pasaría si existiera un lugar donde los desechos se convirtieran en suelo fértil y las plantas crecieran a alturas inimaginables? ¡Aquí tienes una forma completamente nueva de hacer abono!

Una instalación de compostaje es una excelente manera de reciclar desechos orgánicos y producir fertilizantes ricos en nutrientes para su jardín. Una opción eficaz es crear un pozo de abono. La zanja proporciona espacio para la descomposición natural de desechos del jardín, restos de cocina y otros materiales orgánicos. En comparación con una pila de abono normal, la zanja tiene varias ventajas:

Estética: Una zanja utilizada para el compostaje es más discreta y estética que una pila de compost abierta.

Regulación del calor: un pozo de abono se beneficia de la regulación del calor natural del suelo. La tierra actúa como aislante y ayuda a mantener una temperatura estable en el pozo de abono. Esto puede conducir a una descomposición más eficiente del compost.

Protección contra la intemperie: El abono enterrado está mejor protegido de condiciones climáticas extremas como lluvias intensas, vientos fuertes o heladas.

Protección contra los animales: Es menos probable que un pozo de abono diseñado adecuadamente sea visitado por animales como roedores o animales callejeros que podrían buscar comida en la pila de abono.

Ahorro de espacio: un pozo de abono ocupa menos espacio que una pila de abono

Esta ubicación contiene contenido externo de terceros recomendado por nuestro equipo editorial. Completa el artículo y se puede mostrar u ocultar con un solo clic.

Acepto que se me pueda mostrar este contenido externo. Esto puede dar lugar a que se transmitan datos personales al proveedor de contenidos y a servicios de terceros. Puede encontrar más información en nuestra declaración de protección de datos.

Aquí hay algunos pasos que le ayudarán a crear un pozo de abono:

  1. Elección de ubicación

Elija una ubicación adecuada para su pozo de abono. Lo ideal es una zona del jardín con sombra y bien drenada. Evite áreas densamente pobladas o áreas cercanas a fuentes de agua.

  1. Tamaño del hoyo

Determina el tamaño de tu pozo de abono. En principio, se puede mantener un tamaño mínimo de aproximadamente 1 metro de ancho, 1 metro de largo y 1 metro de profundidad. Cuanto más grande sea el pozo de abono, más residuos podrá procesar.

  1. Preparación del suelo

Retire el pasto u otras plantas del área donde desea colocar el abono. Retire la tierra subyacente con una azada o una pala. Puedes redistribuir la tierra retirada en el jardín.

  1. Construcción del pozo de abono

Comience colocando una capa de material rugoso como ramitas cortadas, ramitas pequeñas o cartón en el fondo de la zanja. Esto promueve la ventilación y el flujo de agua. A continuación, coloque una capa de hojas, hierba o abono ya preparado, ya que las lombrices se sienten especialmente cómodas allí. Después de este paso aún puedes agregar desechos frescos. Repita estos pasos hasta llenar la zanja. Finalmente agrega las lombrices de abono. Aceleran significativamente la degradación natural.

  1. Humedad y ventilación.

Mantenga el pozo de abono húmedo pero no demasiado mojado. Riega el abono si es necesario o cúbrelo cuando llueva para evitar que se filtren los nutrientes. Para airear el compost, puedes mover la pila con un tenedor de vez en cuando y aportar oxígeno.

  1. Tiempo y paciencia a la hora de hacer compost

El compostaje es un proceso natural que lleva tiempo. Dependiendo de las condiciones y los materiales del pozo de abono, pueden pasar varios meses o incluso un año hasta que el abono se descomponga por completo y sea adecuado para su uso en el jardín. ¡Así que depende de ti tener paciencia!

La gran ventaja es que podrás utilizar la zona como parterre rico en nutrientes sin tener que cosechar el abono. Pero también puedes plantar plantas muy voraces en el pozo de abono durante el proceso de compostaje, porque allí recibirán un suministro óptimo de nutrientes.

Crear un pozo de abono es una forma sostenible y respetuosa con el medio ambiente de reducir los residuos y, al mismo tiempo, producir valiosos fertilizantes para su jardín. ¿Sería también una buena idea instalar un pozo de abono en su jardín?