Con este sencillo remedio natural, las orquídeas crecen sanas y fuertes y siempre producen flores magníficas: pruébalo y créelo.

Entrar en una casa y admirar las estancias decoradas con magníficas flores es sin duda una experiencia muy agradable, y no sólo para la vista. De hecho, algunas plantas no sólo aportan color y luminosidad al hogar, sino que también pueden desprender un aroma embriagador que llega prácticamente a todos los rincones de la casa. Por este motivo, muchas personas optan por cultivar plantas no sólo en el jardín o en el balcón, sino también en el interior. Las amigas verdes más populares son sin duda las orquídeas, que se encuentran cada vez más en el interior.

Con esta solución natural las orquídeas siempre se mantienen sanas: todos los pasos

Las orquídeas son plantas muy elegantes que producen flores preciosas y desprenden un aroma realmente agradable. Sin embargo, para que se mantengan siempre saludables y produzcan constantemente sus maravillosas flores, es necesario cuidarlas con esmero y que nunca les falte la nutrición necesaria.

Para lograr este objetivo, muchas personas recurren a determinados productos químicos que se pueden conseguir en comercios especializados. De hecho, puedes asegurarte de que las orquídeas crezcan fuertes y saludables eligiendo excelentes remedios naturales.

Una vez que todas las flores hayan florecido, primero debes “aclarar” la orquídea cortando las ramas donde no crecen las flores. Para desinfectar los cortes y permitir que cicatricen rápidamente, aplicamos cemento blanco al corte.

El siguiente paso es coger un tomate, cortarlo por la mitad y luego cortarlo en más rodajas. ¿Por qué el tomate?

Esta verdura es rica en propiedades beneficiosas como vitamina A, vitamina C, potasio, calcio y fósforo. Por tanto, el tomate es un alimento perfecto para que las orquídeas crezcan muy rápidamente.

Poner el tomate cortado en trozos pequeños en un vaso alto y llenarlo de agua (aprox. 300 ml). Mezclemos todo hasta obtener una solución líquida que luego filtraremos por un colador a otro recipiente.

En este recipiente donde ya hemos puesto la solución añadimos más agua hasta obtener un litro de jugo de tomate. Llegados a este punto podemos tomar dos caminos para asegurar una buena nutrición a nuestras orquídeas.

No hace falta mucho para cultivar tus orquídeas: así es como

El primer método consiste en remojar bolas de algodón en la solución que acabas de preparar. Envolvemos con un algodón empapado en jugo de tomate la rama que cortamos inicialmente y la enganchamos con una pinza para el cabello o unos alicates.

Este proceso debe repetirse cada siete días para garantizar que los cogollos permanezcan siempre húmedos. Cada dos días es posible regar las ramas en flor con un poco de agua para asegurar la humedad adecuada.

El segundo método también consiste en remojar bolas de algodón en jugo de tomate, pero con un propósito diferente. En este caso, efectivamente pasamos el disco sobre las hojas de la planta y las frotamos con cuidado y suavidad.

El tomate es una verdura con muchas propiedades antioxidantes y antibacterianas, por lo que las hojas sólo pueden beneficiarse de ello. Más bien, este proceso se debe realizar cada dos semanas para tener siempre hojas verdes y sanas.