Si las orquídeas que compraste recientemente están comenzando a perder sus flores, o si tienes una que no ha florecido por un tiempo, los consejos de este artículo te ayudarán.

Las flores de las orquídeas pueden tener una gran variedad de formas y colores, pero lo que todas tienen en común es que son un manjar extraordinario. Ciertamente nuestros hogares no son el entorno ideal para las orquídeas, por lo que requieren cuidados especiales.

Para mantenerse viva, la orquídea necesita condiciones similares a las de su hábitat natural. Esto evitará que las flores se caigan y que la planta muera prematuramente.

El jugo de limón nos ayuda con esto. No sólo es rico en minerales y vitaminas, sino que también crea un suelo más ácido ideal para las orquídeas. A continuación ofrecemos tres formas de utilizar el jugo de limón para tratar las orquídeas.

  • Consejo 1

Prepare un fertilizante fuerte para evitar que las raíces de la orquídea se pudran y favorecer su floración.

Mezclar 100 ml de zumo de limón con 3 litros de agua. Riega la orquídea con esta solución cada 6 semanas. El limón ayuda a alargar la vida de la planta y mantiene alejados a los insectos y hongos.

  • Consejo 2

Este consejo es muy eficaz para hacer que las hojas de las orquídeas brillen, haciéndolas más saludables y hermosas a la vista.

Exprime el jugo de unos cuantos limones y empapa con él un algodón. Aplicarlo sobre las hojas sin exagerar. El aspecto de las hojas de las orquídeas mejorará al cabo de unos días.

  • Consejo 3

Pon en un plato un poco de agua y el zumo de 3-4 limones. Coloca la maceta de orquídeas en el plato para que pueda absorber esta solución. Tarda unos 30 minutos.

Este consejo se debe repetir dos veces por semana y es muy útil para darle un “impulso” a la planta y hacer que las flores duren más.