La reina es una de las orquídeas de interior más bellas. Destaca inmediatamente por la belleza de sus flores en forma de mariposa. Sin embargo, el cultivo y el cuidado suelen considerarse delicados. Te aseguramos que este no es el caso. Sólo tienes que elegir el fertilizante adecuado para tener todas las posibilidades de tu lado. En este sentido, te mostraremos qué sucede cuando utilizas agua de arroz para regar las orquídeas. ¡Sigue nuestra guía!

¿Cuál es el mejor fertilizante natural para orquídeas?

Cuando se cultivan adecuadamente, algunas orquídeas pueden florecer casi todo el año. Para que tu planta vuelva a florecer, coloca la maceta en una ventana bien iluminada, riega abundantemente y utiliza un fertilizante adecuado. ¿Cuál es, en nuestra opinión, el mejor fertilizante natural para orquídeas? ¡Por supuesto agua de arroz! A diferencia de los productos químicos, el agua para cocinar arroz es un fertilizante suave. Es rico en almidón (el principal ingrediente estimulante del crecimiento de las orquídeas) y promueve la proliferación de bacterias beneficiosas en las raíces, haciéndolas más fuertes y resistentes a las enfermedades. El agua para cocinar pasta es una buena alternativa al agua de arroz. De hecho, algunos jardineros añaden sales de Epsom al agua de riego para fertilizar el suelo de sus orquídeas. Es rico en magnesio y nutre intensamente las plantas con flores.

¿Cómo preparo agua de arroz para regar las orquídeas?

El agua para cocinar arroz es muy fácil de preparar. El método más sencillo es enjuagar media taza de arroz y remojarlo en un recipiente con dos tazas de agua durante 30 minutos. Luego filtra el agua fermentada en un recipiente limpio. Recuerde desinfectar sus recipientes con vinagre o alcohol isopropílico para asegurarse de que todos los recipientes estén libres de gérmenes. Cubra el recipiente con un paño de algodón asegurado con una banda elástica, asegurando la circulación del aire. Coloca el recipiente en el exterior, pero alejado del sol directo, y déjalo durante dos días.

Luego toma la preparación y viértela en un recipiente nuevo. Llénelo con una parte de agua de arroz y nueve partes de leche. Cubrir con un paño de algodón y proteger de la luz solar durante una semana. Separa el líquido, llamado lactobacillus, del recipiente y guárdalo en un recipiente hermético. Para que el agua de arroz fermentada sea aún más eficaz, añade una cucharadita de azúcar.

¿Cómo utilizar agua de arroz para regar las orquídeas?

Cómo utilizar agua de arroz para regar orquídeas. Idea de fertilizante natural para hacer que las orquídeas vuelvan a florecer. Cuando se forme levadura y el agua de arroz comience a fermentar, úsala para regar tus orquídeas. Para hacer esto, simplemente ponga un poco en un bol y sumerja la olla en él. Esta poción también se puede rociar sobre las plantas como fertilizante o pesticida. Para obtener resultados óptimos, se recomienda pulverizarlo unas 2-3 veces por semana. Otra buena idea es enterrar granos de arroz en tus macetas y regarlos. Cuando entra en contacto con el agua, el arroz libera abundante almidón, que a su vez proporciona energía y fortalece las flores en macetas.

Otros productos que se pueden utilizar como fertilizante natural para orquídeas

¿Cuál es el mejor fertilizante natural para hacer que las orquídeas vuelvan a florecer? Agua de cocción, fideos de arroz, posos de café, cáscaras de huevo, té verde.

¿Tu orquídea es gris y no florece? Además de hervir agua, también puedes usar cáscaras de plátano o posos de café para ayudar a que tu orquídea en maceta florezca y crezca. Los huevos no sólo se utilizan para hacer una tortilla de queso, sino que también puedes utilizar sus cáscaras para controlar plagas y enfermedades en las plantas con flores. La cáscara de huevo triturada es un excelente fertilizante natural, rico en calcio y potasio, que favorece el crecimiento de las orquídeas. He aquí cómo hacerlo. Tritura las cáscaras y colócalas alrededor de tus plantas, mézclalas con la tierra y luego riégalas para que liberen sus propiedades.

Las cáscaras de plátano son ricas en vitaminas (B2 y C) y sales minerales (potasio y magnesio) y favorecen el crecimiento de las plantas de sus orquídeas para garantizar una floración exuberante. La forma más popular es lavar la cáscara de un plátano, cortarla en trozos pequeños y dejarla en remojo en un recipiente lleno de dos litros de agua durante 48 horas. Finalmente, filtra la mezcla y úsala como agua de riego.

El té verde también es un fertilizante eficaz para estimular la floración de las orquídeas. Es muy rico en nitrógeno, fósforo y potasio, mantiene las plantas sanas y favorece su crecimiento. Además, es muy fácil de preparar. Simplemente agrega unas hojas de té verde al agua caliente y listo. Usa el líquido para regar tus orquídeas una vez al mes. Atención: No fertilizar en la estación fría ya que la planta está inactiva. Incluso una orquídea recién trasplantada no puede tolerar el fertilizante.