¿Cómo se hace que las orquídeas duren de forma natural? Aquí tienes el truco económico para que tus plantas sean fuertes y exuberantes.

Las orquídeas se encuentran sin duda entre las plantas de interior más bellas y elegantes. Para mantenerlos hermosos y exuberantes, es necesario cuidarlos con cuidado, usar fertilizantes y dosificar correctamente el agua y la luz. Por no hablar de la floración, que sólo se produce cuando la planta se encuentra en excelentes condiciones. Es cierto que estas plantas no son para todos, pero con las precauciones adecuadas es posible que duren mucho tiempo. Veamos cómo puedes lograr esto usando un método de bricolaje.

Orquídeas, plantas de interior fascinantes

Hasta hace unos años, el cultivo de orquídeas estaba reservado a una minoría porque estas plantas eran caras y, sobre todo, requerían un invernadero.

A lo largo de los años, muchas especies de orquídeas también se han importado de países más fríos y, por lo tanto, son muy adecuadas para el cultivo doméstico sin necesidad de equipos especiales. Este fenómeno y las especies híbridas creadas por los investigadores han hecho que las orquídeas sean mucho más populares y asequibles. De hecho, las orquídeas son plantas tropicales originarias de Asia y América que pueden alcanzar una altura de 60 cm. Su mantenimiento no requiere atención diaria, lo que no quiere decir que sea fácil.

De hecho, existen en el mercado muchos fertilizantes para orquídeas que les permitirán mantenerse en su mejor momento. Para una solución más económica, puedes optar por un fertilizante casero. Sólo necesitas un ingrediente principal: una patata pequeña.

Producir un fertilizante económico y eficaz

Para recuperar la vitalidad de tus orquídeas, sólo necesitas una patata pequeña y medio litro de agua.

  • Patata como fertilizante

Pocas personas saben que las patatas son tubérculos que presentan excelentes propiedades incluso fuera de la cocción. Debido a sus excelentes propiedades fertilizantes, se utilizan especialmente en horticultura. Por ejemplo, las cáscaras de papa se pueden agregar al suelo normal como fertilizante natural. Las patatas contienen potasio, que permite que las plantas crezcan vigorosas y exuberantes y, sobre todo, que florezcan. Incluso las patatas partidas por la mitad se suelen utilizar para hacer esquejes de otras plantas como rosas o geranios, actuando como una auténtica “incubadora” para el desarrollo de las raíces del esqueje. Pero ahora veamos cómo este tubérculo, con sus diversas propiedades, puede ayudarnos a hacer que nuestras orquídeas crezcan exuberantemente.

¿Cómo se hace fertilizante para orquídeas a partir de una papa?

Para hacer tu propio abono para orquídeas, simplemente corta 20 gramos de patatas en trozos, mételos en la batidora y añade medio litro de agua sin cal. Deja funcionar la batidora hasta obtener una mezcla homogénea. Filtra el líquido con un colador para eliminar posibles residuos y viértelo en una botella con un pulverizador.

Todo lo que necesitas hacer es rociar generosamente la mezcla sobre las hojas y raíces de tus orquídeas dos veces al mes para ayudar a que la planta crezca más fuerte y saludable. El mejor momento para esta operación es por la mañana o temprano en la tarde. Por supuesto, los sobrantes de nuestro abono casero también los podemos aprovechar para otras plantas, que sin duda se beneficiarán enormemente de él.