En julio, el verano alcanza su punto máximo y muchas hierbas del jardín están en plena floración. Pero incluso durante este período de floración, es importante podar ciertas hierbas para promover su salud y crecimiento. En esta publicación de blog, aprenderá qué hierbas necesita podar en julio para mantenerlas en óptimas condiciones durante el resto del verano y el próximo otoño.

Guarde las hierbas picadas

Si quieres podar hierbas, no es necesario convertirlas en abono ni tirarlas a los residuos orgánicos. Conservar las hierbas cortadas es una excelente manera de conservar su sabor y utilizarlas para cocinar durante todo el año. El secado es uno de los métodos más simples y tradicionales para conservar hierbas. Cuelga las hierbas cortadas en pequeños manojos en un lugar ventilado y con sombra. Evite la luz solar directa ya que esto puede dañar el aroma. Una vez que las hierbas estén completamente secas (después de una o dos semanas), puedes separar las hojas de los tallos y colocarlas en frascos o recipientes herméticos. Guárdalos en un lugar fresco y seco para conservar su sabor.

Conservar las hierbas silvestres

Otra forma popular de conservar el sabor de las hierbas cortadas es congelarlas. Lave bien las hierbas y séquelas ligeramente con un paño de cocina. Pica finamente las hierbas y colócalas en cubiteras o recipientes herméticos. Rellenar los moldes o recipientes con aceite de oliva o agua y congelar. Luego puedes utilizar los cubos de hierbas congelados en varios platos. Marinar hierbas en aceite o vinagre también es una forma deliciosa de conservar su sabor y al mismo tiempo crear una base sabrosa para aderezos para ensaladas, adobos y salsas. Pica las hierbas picadas y llénalas en frascos limpios. Luego vierte aceite de oliva o vinagre sobre las hierbas hasta cubrirlas por completo. Cierra los frascos y guárdalos en un lugar fresco y oscuro. Con el tiempo, las hierbas en aceite o vinagre desarrollan su aroma.

¿Qué hierbas deberías cortar en julio?

1.Romero (Rosmarinus officinalis)

El romero es una maravillosa planta aromática que se utiliza en muchos platos mediterráneos. En julio, tras la primera floración, lo ideal es podar el romero. Retire los tallos de flores gastados y corte ligeramente los brotes nuevos. Esto permite que la planta se ramifique mejor y crezca de forma más compacta. Tenga cuidado de no cortar demasiado profundamente la madera lignificada para evitar daños.

2. Lavanda (Lavandula spp.)

La lavanda es conocida por sus fragantes flores y sus diversos usos en cocina y aromaterapia. En julio, después de la primera floración, conviene recortar ligeramente la lavanda. Elimina los tallos de flores gastados y acorta el nuevo crecimiento en aproximadamente un tercio. Esto promueve un crecimiento vigoroso y permite que la planta vuelva a florecer profusamente al año siguiente.

3. Salvia (Salvia officinalis)

La salvia es otra hierba popular con un fuerte aroma. Después de la primera floración en verano conviene podar la salvia. Retire los tallos de flores desgastados y pode ligeramente los brotes para estimular la ramificación. Para mantener una forma compacta y estimular el crecimiento, la salvia se puede podar vigorosamente.

4. Orégano (Origanum vulgare) y tomillo (Thymus vulgaris)

El orégano y el tomillo son hierbas resistentes que suelen estar en plena floración en julio. Pode ligeramente después de la primera floración para promover el crecimiento y mantener una forma tupida y compacta. Ambos pastos se pueden podar ligeramente varias veces durante la temporada de crecimiento para mantener su vigor.

5. Menta (Mentha spp.)

La menta es conocida por su crecimiento rápido y, a veces, agresivo. En julio conviene podar la menta para mantenerla bajo control y evitar que afecte a otras plantas del jardín. Corte los brotes justo por encima del suelo para fomentar un nuevo crecimiento.