El romero es una hierba resistente y fácil de cultivar. Y, sin embargo, existe un truco para hacerlo más exuberante y exuberante. Compruébalo a continuación.

Si sigue las reglas que siguen los jardineros, es posible que aún pueda utilizar el romero en el alféizar de su ventana.

Romero: ¿para qué se utiliza?

El romero tiene una amplia gama de usos y beneficios, por eso es una de las plantas aromáticas que más solemos plantar en nuestros balcones, alféizares y terrazas. Esta planta se ha utilizado durante mucho tiempo tanto en la cocina como en la terapia, ofreciendo muchos beneficios para la salud y un aroma delicioso.

El romero se utiliza a menudo en la cocina debido a su aroma y sabor distintivos. Sus aromáticas hojas se pueden utilizar frescas o secas para condimentar una amplia variedad de platos como asados, aves, patatas, verduras, pan y salsas. Agrega un toque de frescura y profundidad a muchas recetas.

Además, el aceite esencial de romero se utiliza en aromaterapia por sus efectos estimulantes y tonificantes. Se cree que tiene propiedades que mejoran la concentración, reducen el estrés y la fatiga mental y promueven la claridad mental.

El olor acre del romero puede actuar como repelente de insectos natural. Puedes frotar hojas de romero en tu piel o quemar algunas para repeler insectos no deseados.

Aunque se trata de una planta aromática bastante fácil de cultivar, los jardineros deben tener en cuenta algunos consejos importantes que compartiremos contigo a continuación.

¿Cómo se cultiva el romero?

El primer secreto del jardinero para mantener una planta de romero siempre sana y exuberante reside en la elección del suelo. De hecho, la plántula debe trasplantarse inmediatamente después de su compra y colocarse en una maceta más grande con tierra adecuada. El romero crece en suelos arenosos y bien drenados con un pH entre 6 y 8. Asegúrese de que el suelo esté bien drenado para evitar el estancamiento del agua.

Una vez realizado este paso, se debe colocar la maceta a pleno sol, ya que es una planta aromática que requiere al menos de 6 a 8 horas de luz solar directa al día para su sano desarrollo.

El riego es un factor igualmente importante. Es una planta tolerante a la sequía y prefiere suelos ligeramente secos. Sólo riegue la planta moderadamente cuando el suelo de la superficie esté seco. Evite regar demasiado la tierra ya que el exceso de agua puede provocar la pudrición de las raíces.

La poda también es importante para mantener una forma compacta y promover el crecimiento. La poda es particularmente importante en primavera para eliminar las partes muertas de las plantas. O dañado después del invierno.

No se requiere mucho fertilizante. Puede aplicar un fertilizante de liberación lenta a principios de la primavera para proporcionar una nutrición ligera durante toda la temporada de crecimiento.